Salud y cuidados
Facebook

Salud y Cuidados

Salud y ciudados de los bichones maltes. En estos artículos te mostramos desde cómo darles la medicina, qué hacer ante los peligros que le rodean: envenamiento, lo mejor para su alimentación. ¡Y mucho más!

TPL_IN
Visto: 85

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Cuando vemos vomitar a nuestro perro nos asustamos. Es lógico. Nos impresiona y desconcierta. El vómito es el vaciamiento forzado del estómago y es peligroso si se prolonga, ya que puede conducir a la deshidratación.

El vómito puede estar asociado o provocado por diferentes circunstancias, que pueden ser leves, como un simple mareo por exceso de actividad o movimiento, por la ingestión de cuerpos extraños, hasta por una enfermedad más seria, como el cáncer.

¿Qué es el vómito?

El vómito se define como el vaciamiento forzado del contenido del estómago. Es causado por una señal que envía el cerebro al estómago.

El vómito, en realidad, ayuda a salvar a los animales del envenenamiento. Los nervios en el abdomen o ciertas sustancias en el torrente sanguíneo indican al cerebro que nuestro perro puede haber ingerido algo tóxico, y el vómito puede ayudar a deshacerse del cuerpo de la sustancia tóxica.

Aunque esto ocurre ahora, la ingestión real de toxinas se ha convertido en menos de una amenaza para nuestros animales domésticos que a sus antepasados ​​salvajes; con el tiempo, muchos más desencadenantes comenzaron a inducir al cerebro a señalar vómitos. Cosas de la evolución.



¿Cómo se diagnostica la causa del vómito?

La diferencia entre vómito y regurgitación

perro comiendo

Antes de intentar diagnosticar lo que puede estar causando que una mascota vomite, es muy importante diferenciar entre vómito y regurgitación.

  • El vómito requiere esfuerzo abdominal (constricción de los músculos abdominales) y es la expulsión activa del contenido estomacal.
  • Por el contrario, la regurgitación es la eliminación pasiva de los contenidos en el esófago que ocurre sin náuseas o vómitos.

Esta distinción es importante porque las condiciones médicas que tienden a causar regurgitación son diferentes de las asociadas con el vómito.

Una vez confirmado el vómito de su mascota, su veterinario comenzará a tener diferentes ideas para hacer el pertinente diagnóstico y el obligado tratamiento de tu mascota.

Con el fin de reducir la lista de posibles causas, el veterinario tendrá en cuenta la edad de tu mascota y la especie a la que pertenece.

Por ejemplo, un joven perro enérgico que está vomitando es más probable que haya comido algo que no debería, mientras que un gato mayor con pérdida de peso, aumento de la bebida de agua y vómitos es más probable que tenga un problema médico como enfermedad renal o tiroides enfermedad.

El veterinario probablemente hará preguntas detalladas con respecto a la duración de la enfermedad, pérdida de peso, medicamentos, cambios en el apetito y el momento del vómito con respecto a las comidas. De hecho, si observamos a nuestro perro vomitar con frecuencia, no hay que esperar a llevarlo a la clínica veterinaria. Allí, se realizará un examen físico exhaustivo para determinar si hay dolor abdominal, deshidratación u otras anormalidades que sugieran la causa del vómito. Si es posible, es conveniente llevar algunos de los vómitos a la clínica porque, como es lógico, solo con que el veterinaio lo observe, puede ayudarle a ofrecer un primer diagnóstico. Por ejemplo, el vómito con color oscuro puede indica que el estómago está sangrando.

A partir de ahí, lo conveniente será realizar un análisis de laboratorio sobre sangre, heces y orina. También puede ser necesario evaluar a nuestra mascota con rayos X y realizar una ecografía abdominal.

Si el veterinario sospecha que el problema puede estar limitado al estómago y a los intestinos, puede recomendarse un examen endoscópico. Este procedimiento requiere anestesia e implica pasar un endoscopio (un tubo largo que contiene una diminuta cámara de vídeo) por el esófago del perro para observar el estómago y los intestinos.

¿Cómo se tratan los casos en que nuestro perro vomita?

La deshidratación de vómitos prolongados o severos debe ser para ti una preocupación inmediata, y puede ser necesario ingresar en observación a tu mascota para el reemplazo de líquido mientras se está realizando un diagnóstico.

El tratamiento está dirigido a controlar el vómito en sí mismo (para prevenir la deshidratación adicional) y eliminar la causa primaria del vómito. Algunas causas de vómito son fáciles de tratar, como cuando una mascota con una alergia a un determinado alimento deja de vomitar cuando se cambia la dieta.

¿Cómo podemos prevenir el vómito?

El vómito es una señal de que no está funcionando como debe en el organismo de nuestro perro. Si tu mascota vomita una vez, retira la comida y el agua durante unas horas. Continuar comiendo y bebiendo puede provocar más vómitos en lugar de detenerse después de un episodio. Si tu mascota continúa vomitando sin tener nada de comer o beber, llama o visita a tu veterinario de forma inmediata. Además, no permitas que tu mascota coma hierba - esto es una especie de leyenda urbana que no parece beneficiar a nuestro perro.

De hecho, muchos veterinarios (pregunta al tuyo para conocer su opinión por la experiencia) piensan que comer hierba puede contribuir a añadir otros problemas médicos adicionales.

En ocasiones, se hace muy difícil determinar cuál es la causa del vómito. Esto es especialmente cierto si nuestra mascota no está bien supervisada de forma regular por el veterinario, o tiene acceso a una variedad de elementos que pueden causar vómitos.

Mantener un ojo vigilante sobre lo que nuestro perro come y prevenir su acceso a sustancias nocivas ayudará a prevenir muchas causas de vómitos.