Salud y cuidados
Facebook

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Como ya sabemos, el bichon maltes es un perrito muy inteligente, alegre y entusiasta del ejercicio físico y muy juguetón. Como ya vimos en la historia del bichon maltes, no en vano, fue uno de los favoritos en las cortes reales francesas del siglo XVI, pasando por ser una de las estrellas circenses de los primeros espectáculos de los primeros circos estadounidenses; hasta llegar a ser uno de los principales perros elegidos en todos los hogares del mundo para compartir nuestros días.

Su afable carácter con todos, incluso con los niños más traviesos, su despierta inteligencia y su buena predisposición a la moderna vida cotidiana, adaptándose a las circunstancias, hacen del bichon maltés, un compañero fiel y leal que siempre estará a tu lado.

Si estás pensando en adoptar un bichon maltes y no has seguido nuestros artículos sobre el bichón, te contamos a continuación 5 cuestiones a tener en cuenta para que sepas si realmente estás en la disposición correcta de adoptar un bichon o si, quizás, sea otra raza de perro la que debieras pensar como más idónea para la adopción. Allá vamos.

 

1.  Adoptar un bichon maltes cachorro. Los primeros días.
2. Un nuevo miembro en la familia.
3. Peligros en el nuevo hogar.
4. Enfermedades a las que hacer frente
5. Cuidados e higiene. El lagrimal.

 

1. Adoptar un bichon maltes cachorro. Los primeros días.

Si ya te has decidido y ya está tu cachorro de bichon maltes en casa, debes saber que es el momento de enseñarle a tu nuevo amigo todas las cuestiones relacionadas con su educación. Al ser un perro muy inteligente, pronto sabrá que no debe hacer caca ni pis en casa. Ten en cuenta que cuando llegue a tu casa, tu bichon no tendrá de dos meses de vida y aún no tendrá claro qué cosas debe hacer y cuáles no. En esto de la higiene, al principio no se mostrará muy ducho y tendremos que enseñarle poco a poco. Para ello, una práctica que a mí me ha dado resultado es la de colocar un recipiente con arena que puedes comprar en cualquier supermercado (normalmente para gatos) en el baño de tu casa.

Cuando tu perrito haga pis, recoge una muestra con un papel absorbente e introdúcela dentro de la arena. El olfato de tu perrito encontrará ese olor y, de forma instintiva, acudirá a la bandeja cuando sienta ganas de hacer pis. Haz lo mismo con la caca. Quizá al principio, depende de la edad del perrito, le cueste entender, aunque le guíe su instinto, que debe hacer sus ‘cositas’ allí; no obstante, sé paciente y verás cómo pronto obtendrás resultados. A partir de ese momento, irás retirando la bandeja en los momentos previos a las salidas a la calle.

En este punto, es importante tener un horario lo más exacto posible de las salidas a la calle. Nuestro perrito estará preparado para salir y sabrá que es, entonces, cuando podrá hacer pis y caca. Te recomiendo que des tres paseos cada día. Para tu perro, explorar la calle, los parques, el campo, da igual el lugar que sea, es toda una experiencia que añora mientras se encuentra en casa… cuando solo espera ese momento feliz… para descubrir nuevos olores, reconocer a los perros vecinos del barrio, seguir el resto de una perrita o un perrito en particular…

 

2. Adoptar un bichon maltes. Un nuevo miembro en la familia.

El bichón maltes es un perro muy marcadamente alegre de carácter, algo que le hace ajustarse a cualquier entorno que respete su integridad y no la perciba amenazada. Hay que tener en cuenta que muchos bichones son algo temerosos ante ruidos inesperados, aunque provengan de muy lejos. Un entorno amigable, afianzará su ‘forma de ser’, ya de por sí muy positiva a los estímulos externos.

Si queremos que nuestro nuevo amigo se integre en la familia, solo debemos ser amables con él, darle cariño; para nuestro perrito somos miembros de una manada a la que él pertenece para siempre. Y, cuando digo para siempre, es PARA SIEMPRE.

Sobre todo al principio de la relación y la convivencia es importante no dejar solo a nuestro bichon durante demasiado tiempo; sin que ello signifique crear costumbres que no podamos mantener en el futuro. Hay que ser consciente del tiempo que tenemos es limitado siempre: el trabajo, los quehaceres del hogar… Tener un perro integrado en la familia es una nueva RESPONSABILIDAD que tendremos que asumir con gusto, ya que la hemos elegido, pero de la que debemos ser plenamente conscientes de las tareas que conlleva.

Lo bueno, en este sentido, es que nuestro bichon maltes es un perro que se adapta con facilidad a las circunstancias, por ello, gracias también a su inteligencia, sabrá encajar los cambios y la soledad, si debe tenerla porque no queda más remedio. Ten en cuenta que es muy posible que tu bichon duerma placenteramente durante buena parte del día, llevando a la práctica lo que se conoce como ‘la vida del perro’. Eso sí, cuando quiera actividad: correr, saltar, jugar… te lo pedirá; y agradecerá infinitamente que le regales tu tiempo, compartiéndolo con él.

 

3. Adoptar un bichon maltes. Peligros en el nuevo hogar.

Como raza inteligente que es, la de los bichones tiene una marcada curiosidad por todo aquello que le rodea. Ya sabemos. Por ello, en los primeros momentos en los que nuestro perro convive con nosotros, es recomendable ponerle las cosas fáciles para que no incurra en algún error que pueda llegar a ser un trastorno serio. Con ello, me refiero a todo aquello que tenga que ver con los aparatos y cables eléctricos, plantas –sean del tipo que sean, pero sobre todo si son venenosas–. (Mira nuestro artículo sobre los peligros de la comida de personas que no deben comer los perros); así como piezas pequeñas, como juguetes, que podrían llamar su atención y tragarlas sin querer.

 

4. Adoptar un bichon maltes. Enfermedades a las que hacer frente.

Los bichones tienen una larga esperanza de vida que ronda los diecisiete años. Genéticamente, no presenta ningún problema que sí podemos observar en otras razas, propensas a desarrollar enfermedades porque está inscrito, de alguna manera, en su ADN. Males que pueden llegar a acabar con su vida. Tu amigo bichon podrá sufrir las enfermedades comunes a cualquier perro, tales como alergias de piel, problemas estomacales puntuales… Enfermedades transitorias que pueden complicar la vida de tu perrito, pero sin demasiada gravedad. Un mal común en los bichones son las cataratas.

Alrededor de un 11%, según algunos estudios, de los bichones malteses la padecen. Una enfermedad que suele ser hereditaria. Consulta el árbol genealógico de tu perrito para conocer si cuenta con antecedentes. La cirugía suele ser cara. En Estados Unidos, por ejemplo, existe la Fundación Canine Eye Registration, donde se puede consultar si nuestro perro, teniendo pedigree, tiene antepasados que hayan padecido esa enfermedad.

Lo importante es que tu bichon cuente con una dieta equilibrada y sana. Que haga ejercicio y tenga una vida social adaptada a sus circunstancias, que ya conocemos, son exigentes, pues son unos perritos a los que les encanta en trato con otros congéneres y con los seres humanos. Ese equilibrio en la vida cotidiana, le llevará a contar con una salud de hierro.

 

5. Adoptar un bichon maltes. Cuidados e higiene. El lagrimal

Si os habéis fijado, muchos bichones tiene, alrededor de los ojos, en el lagrimal, una especie de sombra oscura. Esa sombra se debe a la acidez de las lágrimas de los bichones. Y, no, no es que lloren, simplemente es que se deslizan gotas o lágrimas de forma natural. Al contactar con el pelo y no secarse de forma inmediata, ensombrecen esa parte de su anatomía. Por ello, es importante, desde que es cachorro, limpiar los lagrimales. En el mercado existen muchos productos dedicados a ello. Por mi experiencia, cada caso es algo diferente. Imagino que como consecuencia del grado de acidez de cada perro, de la alimentación que consuma y que le otorgue esa diferencia gradual.

No obstante, parece que ciertos productos como el limón o algunos geles de baño suaves, pueden mitigar esa sombra. Cuéntanos si has conseguido borrarla por completo y cómo. Por lo demás, en cuestiones de higiene, deberás tener en cuenta que, como el bichon es de pelo blanco, es muy fácil que se ensucie, o se note esa suciedad más fácilmente. Sobre todo, si pasamos una jornada en el parque o en el campo y nuestro amigo quiere rebozarse por el césped para su solaz. Por lo general, y por mi experiencia, a tu amigo no le va a gustar el baño demasiado. Aún no sé si es por simple pereza, porque dentro de la bañera no se encuentra en su hábitat natural o porque los olores, algo muy importante para cualquier perro, transmutan de su origen canino al de los de los geles de ducha para perro. En cualquier caso, tú mismo sabrás cuándo debes bañar a tu perro según luzca su pelo y, como regla general, cada diez o quince días.

Después, deberás cepillar su pelo. Algo que, por lo general, tampoco le gustará, y cortarlo. Aunque esta tarea, quizás puedas encomendársela a un profesional, ya que es bastante delicada. Estos son los consejos más básicos a la hora de saber cómo el bichón maltes y qué debes hacer en esos primeros estadios en los que tendréis que convivir. Puedes leer el resto de nuestros artículos para saber cómo es el bichon. Esperamos haberte ayudado a saber si el bichon es el perro que querrás adoptar.