La personalidad del Pomerania

La raza de los pomerania (también llamados Zwergspitz, Dwarf Spitz, Loulou o Pom) es una raza extrovertida, inteligente y vivaz. Es un perro al que le encanta conocer gente nueva y, por lo general, se lleva bien con otros animales, aunque a veces piensa de forma errónea que él es mucho más grande que los otros perros con los que se pueda encontrar en el parque o en la calle. Esto es algo que también ocurre al bichon maltes, que cree que puede medir sus fuerzas y su desafío con perros de raza, de los denominados, peligrosos.

Es por ello que intenta evitar que se produzca esa situación; que tu pomerania o tu bichón no se atreva a desafíar a perros más grandes en su creencia errónea de que puede hablar «de tú a tú» con ellos cuando el ambiente es claramente tenso.

Los pomerania reciben su nombre de la provincia alemana de Pomerania. Su popularidad aumentó cuando la Reina Victoria permitió que algunos de sus Pomerania se mostraran en un espectáculo público.

Aunque cueste creerlo, los pomerania son excelentes perros guardianes. Lo demostrarán ladrando ante cualquier situación que entiendan que se produce fuera de lo común. En este sentido, los pomerania, en términos generales, pueden llegar a ser muy pesados y, aunque no se encuentran entre los perros más ladradores, es conveniente que los eduques desde que son cachorros para que entiendan cuándo deben dejar de ladrar. En este punto quizá debas revisar un artículo anterior en el que hablábamos de cómo conseguir que tu bichon no ladre cuando no debe.

Los pomerania suelen ser perros inteligentes y destacan por su nobleza y lealtad a la familia con la que convive. Sin embargo, no dejes que la imagen de su ternura te engañe pues un rasgo de su personalidad es que son perros muy independientes y audaces que tienden a pensar por sí mismos más de lo que parece. De ahí que estén en alerta la mayor parte del tiempo que su curiosidad no tenga límites sobre todo lo que los rodea.

El Pomerania es el miembro más pequeño de la familia de perros Spitz, que incluye al Samoyedo, al Malamute de Alaska o al Elkhound noruego, entre otros muchos.

El temperamento del Pomerania

El temperamento del Pomerania se ve afectado por distintos factores, como en cualquier caso. Estos van desde la herencia genética, cómo han sido entrenados (si acaso lo han sido) y en qué entorno han encontrado la socialización.

Partiendo de la base de que los cachorros tienen una predisposición natural a tener un buen temperamento, esto nos lleva a asegurar que son curiosos y juguetones, dispuestos a acercarse a las personas sin demasiadas reticencias y a buscar su apoyo y su cariño.

Cuando tenemos que elegir a un cachorro que está rodeado de la camada es conveniente fijarse en el comportamiento que desarrollan ante los estímulos. Por estadística, en un grupo de varios perros encontraremos a unos que son más esquivos, que se mantienen al margen; otros, más inquietos y vivaces serán los que intenten imponerse sobre los demás. Quizá ninguno de ellos sea el cachorro de pomerania que debamos escoger. Intentemos encontrar al que no tiene inconveniente a ser cogido, al que le guste que le demos mimos. Ese sería el que reuniría las características esenciales de un pomerania auténtico, alejado de timidez y de agresividad.

Como es lógico, conocer a los hermanos u otros parientes de los padres del futuro pomerian que vivirá en nuestro hogar es súmamente útil para evaluar cómo será ése cachorro cuando crezca. Sin duda, deben ser perritos amigables y amistosos, tranquilos y sosegados, pero perros al fin y al cabo.

La socialización del Pomerania

Como todos los perros del mundo, los pomerania deben ser educados desde que son tiernos cachorros. Así, una socialización temprana donde tengan contacto con bastantes personas diferentes, que vivan la experiencia de encontrarse con otros peludos, les ayudará a encontrar su sitio en el complicado mundo. Debes procurar que la socialización de tu Pom sea completa y equilibrada para que no sea un perro miedoso ante ruidos inesperados o que no sepa muy bien qué hacer cuando se encuentra frente a un perro al que nunca había visto ni olido antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *