El síndrome de perro pequeño ¿Es agresivo el bichón Maltés?

Bichon maltes

Nuestros queridos bichones no son propensos a la agresión, pero sus compañeros humanos en muchas ocasiones tienden a mimarlos y protegerlos, lo que hace que algunos bichones malteses piensen que son el líder de la manada. Y aquí podemos encontrarnos con un problema.

Los maltés son excelentes perros de compañía siempre que se establezcan reglas correctas para su comportamiento adecuado.

El síndrome de perro pequeño

El síndrome del perro pequeño se puede percibir en las razas de perros que son mimados en exceso. Muchas veces esto ocurre sin darnos cuenta, en el hogar o en el ámbito en el que convivan con los seres humanos. Si sufres del síndrome de perro pequeño de tu Maltés, es porque tu perro se cree el líder de la manada de los humanos con los que convive. Así de sencillo.

Estos perros tienden a mostrar agresividad si su status, por decirlo de alguna manera, es cuestionado por un humano que se acerca para darle una simple caricia, tocar sus patitas o sus orejas. Su reacción puede ser variada, desde unos ‘simples’ gruñidos hasta llegar a morder. Así puede reaccionar si cuestionamos su status, o el status que cree tener dentro de la manada. No olvidemos que el comportamiento de nuestros queridos perros es el comportamiento animal; muchas veces reinterpretamos esta cuestión humanizándolos en exceso.

Rompiendo el Síndrome. Consejos para evitar que nuestro bichón maltés sea agresivo

Todos en el hogar deben establecer un status que esté por encima del maltes, por lo que las reglas deben ser seguidas por todos los que tengan contacto con los malteses, incluidos los visitantes.

Lo que es más importante, no se debe permitir que tu maltés haga cosas que son inaceptables tampoco para razas grandes, como saltar sobre alguien intentando imponer su presencia más allá del gesto amable.

No debes llevar a tu bichón como si fuera un bebé indefenso. Si tu maltés te está ladrando para obtener lo que quiere, ignóralo. Es importante recordar que no importa cuán lindo sea tu Maltés, él sigue siendo un perro.

Si sostienes a tu maltés y él está gruñendo o ladrando a alguien, no lo abraces y acaricies para calmarlo, ya que este gesto elogia al perro por la agresión.
En cambio, si esto sucede, pon el perro en el suelo. No actúes de manera conflictiva con tu maltés gritándolo o golpeándolo, ya que pueden provocar mayor agresividad cuando tu maltés entiende tu comportamiento como una amenaza o un desafío.

Otros tipos de agresión. Agresividad por temor

Algunos maltés muestran diferentes tipos de agresividad que no tienen nada que ver con el status del que hablábamos antes.

Un maltés con un historial de sufrimiento o que ha soportado una experiencia traumática puede mostrar agresión por miedo.

Es más probable que estos perros muerdan si se sienten acorralados o atrapados, pero su principal motivación es morder y huir.

Otros maltés pueden ser territoriales de su hogar o posesivos de sus objetos personales, como juguetes, comida, ropa de cama y huesos.

Independientemente del tipo de agresión que muestre tu Maltés, un perro más joven es más fácil de enseñar comportamientos adecuados que uno más viejo, como bien sabrás.

En cualquier caso, un entrenador de perros profesional puede ayudarte a desarrollar un plan para ayudar a modificar los problemas de comportamiento de tu maltés a cualquier edad.

Consideraciones finales

Si tu maltés es generalmente amigable y de repente ha comenzado a mostrar rasgos agresivos, es hora de concertar una cita con el veterinario.

Hay varias circunstancias a tener en cuenta sobre la salud que pueden conducir a la agresión, como dolor, hipotiroidismo, disfunción suprarrenal, disfunción congénita, problemas ortopédicos…

Algunos perros mayores pueden desarrollar agresividad, especialmente si están perdiendo la audición o la visión. Así es que, ten todos estos parámetros en cuenta para vivir gozosamente con tu bichón maltés.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*