¿Los perros malteses ladran mucho?

Como ya hemos visto y leído en artículos anteriores, en las características del maltés, se trata de un perrito muy inteligente y cariñoso, aunque como todos los perros, puede ser propenso a los ladridos excesivos, sobre todo si se le priva de la atención necesaria y el ejercicio adecuado.

Por supuesto, algunos perros malteses tienden a ladrar más que otros, y es una situación incómoda no solo para nosotros, también para nuestros vecinos… pero la buena noticia es que posible revertir esta actitud por completo que se puede convertir en costumbre. Sin embargo, esta costumbre, como ahora veremos, los ladridos excesivos y desagradables, con un entrenamiento adecuado, puede ser erradicados.

¿Por qué los perros ladran mucho?

Como he dicho, una de las claves por la que algunos perros ladran mucho es por la falta de atención a tu perro. Quizá sea la principal o la más importante.

El maltés ha sido concebido en las últimas centurias para ser un perro de compañía, y puede ladrar para llamar la atención o ladrar de manera obsesiva si se le priva de estímulos.

No hay duda, hay que prestarle atención porque eso es lo que espera de nosotros. Piensa que tú eres su mundo. Prácticamente todo lo que hace a lo largo del día, además de esperar a salir a la calle 😀 gira en torno a ti y a los componentes de la familia, si es el caso. En el hogar, mientras no dormite, estará atento a lo que pasa alrededor y querrá, cómo no, que ocurran cosas, que pase algo. Si el maltés no tiene unas rutinas establecidas es posible que ande algo ‘perdido‘ y su comportamiento sea igual de errático por lo que no sería sorprendente que intente llamar la atención y la forma más primaria que tiene de hacerlo es ladrando. Obsérvalo. Mira cómo se comporta y cuando ladra… qué es lo que ha hecho antes, qué acaba de suceder. En ocasiones, pasan desapercibidos para nosotros las cosas más normales y solo observando los hechos encontraremos las causas.

¿Cómo evitar que tu maltés ladre?

Puede que se dé la circunstancia, por cuestiones laborales u otras, que te lleven a dejar a tu perro solo en casa durante largos períodos de tiempo. La verdad es que eso es un contratiempo. Por eso, debemos ser conscientes, cuando queremos tener un amigo perruno junto a nosotros, que debemos prestarle atención y dedicarles tiempo o tener la capacidad económica de contratar a un paseador de perros o contar con la ayuda de alguien próximo que nos haga ese favor a nosotros y, sobre todo, a nuestro querido perrito.

A partir de aquí, hay que tomar tiempo para acariciarlo, caminar y jugar con él todos los días. Esa interacción, si se hace de forma regular y metódica va a traer muchos beneficios. Piensa que los malteses, como cualquier otro perro que busca nuestra compañía con delectación, aprende rápidamente. Si sabe que a una hora concreta toca el paseo, lo esperará y lo buscará. Si sabe que a otra hora toca jugar, hará lo mismo. Y si hay alguna recompensa, en forma de manjar que le agrade, lo esperará, aunque siempre lo busque, pero debe saber que solo lo recibirá si se porta correctamente. No le des una recompensa para que deje de ladrar NUNCA. Ni le acaricies cuando ladre para que deje de hacerlo. Con ese comportamiento estamos reforzando lo que no queremos que suceda.

Una instrucción y aprenderá el comportamiento correcto

Si tu perro ladra, enséñale un comando, una instrucción para que permanezca «tranquilo». Un ejemplo, cuando nuestro bichón deje de ladrar por su cuenta, dile una palabra. Puede ser: «Silencio«. Lógicamente, esto le ayuda a comenzar a asociar la parada de ladrar con la instrucción. Repite este ejercicio cada vez que tu perro deje de ladrar espontáneamente durante unos días, no más de una semana. Luego comienza a darle a tu perro la orden tranquila cuando ladra. Cuando se detenga, dale esa chuche que tanto le gusta. Entenderá, pasado el tiempo, que la palabra ‘silencio’ tiene una recompensa y cuando vuelva a ladrar con esa palabra sabrá que tiene que detenerse porque vendrá un premio. Pero, ahora bien, no ofrezcas siempre una recompensa. Por mi experiencia, nuestro maltés sabe asociar los comandos o instrucciones sin necesidad de recibir el premio. El premio, finalmente, debe convertirse en eso, un premio, no un chantaje.

¿Qué hacer cuando no para de ladrar?

Ignora, de forma seria, a tu perro cuando ladre excesivamente. Los perros que reciben atención por los ladridos, incluso atención negativa, tienen más probabilidades de seguir ladrando. Si tu perro tiene ataques de ladridos cuando llega alguien a caso durante ciertas horas del día o mientras le estamos enseñando esa instrucción de la que hablaba antes, ofrécele un descanso en su transportin hasta que se calme. Entonces, déjale que salga y préstale atención, juega con el o sácale a la calle para cambiar el escenario.

Por último, el ejercicio físico es fundamental, al menos debe dar un buen paseo una vez al día. El ejercicio insuficiente puede contribuir a generar cierto estado nervioso, lo que aumenta que pueda ladrar de forma equivocada. Los perros cansados ​​son mucho menos propensos a ladrar.


También te puede interesar:

One Reply to “¿Los perros malteses ladran mucho?”

  1. Pues he probado el método y funciona. el mio solia ladrar antes de salir de casa. no habia manera de que no lo hiciera. es una cuestion de paciencia y de hacerle entender que por mucho que ladre no va a conseguir nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *