Bulldog, el terrible origen de la raza

Bulldog

Bulldog: ficha técnica

Personalidad: Calma, valiente y amigable; digno pero divertido.
Nivel de energía: no muy activo; Los Bulldogs no piden ser ejercitados, pero requieren caminatas regulares y retozos ocasionales.
Bueno con los niños: sí
Bueno con otros perros: sí
Aseo: semanal
Capacitabilidad: Responde bien al entrenamiento
Altura: 38 centímetros
Peso: 22 kilos (macho), 18 kilos (hembra)
Expectativa de vida: 8-10 años
Nivel de ladrido: silencioso

Procedencia del Bulldog, el cebo de toros

El Bulldog es un perro muy diferente hoy en día a como eran sus antepasados. Descendiente de antiguos perros tipo mastín, la raza Bulldog se desarrolló completamente en Inglaterra. La primera mención de la raza fue realizada en el año 1500, una descripción de un hombre “con dos Bolddogges…”

Esta raza de perros, entonces fieros, se utilizaron en Inglaterra en una práctica llamada ‘cebo de toros’, que involucró al perro agarrando la nariz del toro y sacudiéndolo bruscamente, de ahí la procedencia de su nombre, pues Bull, como (casi) todos sabemos significa ‘toro’.

Cómo es el Bulldog inglés
Cómo es el Bulldog inglés

Esta práctica tenía un propósito: se pensaba que, de esta manera, se podía ablandar la carne del toro. Durante muchos años, se dijo que esta práctica “adelgazaba” la sangre del toro y la hacía tierna después de que fue masacrada. Esta creencia era tan fuerte que muchas áreas en Inglaterra tenían leyes que exigían que los toros fueran cebados antes de ser sacrificados. ¡Increíble!

Una práctica inhumana

Más que eso, era una práctica muy popular en una época en la que no había deportes profesionales, programas de televisión, películas o videojuegos.

El toro enojado arrojaría al perro en el aire con sus cuernos si pudiera, para el deleite de la multitud que los observaba. El perro, por otro lado, trataría de agarrarse al toro, generalmente en su hocico, para clavarlo al suelo mediante la fuerza de su fuerte mandíbula. Esta terrible costumbre era anunciada para que el público incluso hiciera apuestas sobre quién vencería si el perro o el toro.

Cómo es el Bulldog francés
Cómo es el Bulldog francés

Los Bulldogs de esta época eran más altos y más pesados ​​que Bulldog de hoy, y se criaron para ser especialmente expertos en este deporte sangriento.

Por lo general, se deslizaban sobre sus vientres hacia el toro enfurecido por lo que no podía meter los cuernos debajo de sus cuerpos y lanzarlos en el aire.

Y sus bocas anchas y sus poderosas mandíbulas hacían imposible que el toro se sacudiera una vez que el Bulldog tuviera un firme agarre en su hocico.

Su nariz corta y plana le permitió al Bulldog respirar mientras se sostenía del hocico del toro. Necesitaba ser tenaz para agarrarse al toro sin importar cuánto intentara el toro sacudirlo. La alta tolerancia del Bulldog al dolor se desarrolló para mejorar su habilidad y poder sobresalir en estas prácticas bárbaras.

Incluso se dice que las arrugas en su cabeza tenían un propósito: dirigir la sangre que resultaba de su agarre sobre el toro para que fluyera lejos de sus ojos para no cegarse.

Por fin, la prohibición

En 1835, después de muchos años de controversia, se prohibió esta salvajada en Inglaterra, y muchos pensaron que el Bulldog desaparecería porque ya no tenía un propósito concreto.

En ese momento, el Bulldog no era un compañero afectuoso. Los perros más agresivos y valientes habían sido criados selectivamente durante generaciones para ser bull-baiters. Vivieron para luchar con toros, osos y cualquier otra cosa que se les pusiera delante. Era todo lo que sabían hacer, para eso se les había enseñado.

A pesar de ello, muchas personas admiraban la resistencia, fuerza y ​​persistencia del Bulldog. Fue así que algunos criadores decidieron salvar la raza y criarlos para que tornaran su temperamento en lo que realmente era: dulce y apacible en lugar de la agresividad para la lucha en la arena contra los toros.

Bulldog jugando
Bulldog

El ‘rediseño’ del Bulldog

Y entonces el Bulldog fue rediseñado. Criadores dedicados y pacientes comenzaron a seleccionar solo aquellos perros que tenían un temperamento dócil para la cría. Los perros agresivos y neuróticos no podían reproducirse. Al enfocar su atención en el temperamento del Bulldog, estos criadores transformaron al Bulldog en el perro suave y afectuoso que vemos hoy en día.

Los criadores comenzaron a mostrar Bulldogs en espectáculos de exhibición en Inglaterra en 1859. La primera exposición canina que permitió mostrar Bulldogs fue en Birmingham, Inglaterra en 1860. En 1861, un Bulldog llamado King Dick ganó en el espectáculo de Birmingham. Uno de sus descendientes, un perro llamado Crib, fue descrito más tarde como “cercano a la perfección”.

En 1864, el primer club de raza Bulldog fue formado por un hombre llamado R.S. Rockstro. El club tenía alrededor de 30 miembros y su lema era “Hold Fast”.

Un miembro del club, Samuel Wickens, escribió el primer estándar de raza, utilizando el seudónimo Philo-Kuon. Según se informa, el estándar de raza del Bulldog fue el primero escrito en el mundo. Desafortunadamente, el club se disolvió después de solo tres años.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*